#acompañamiento
#aprendizaje
#educación de calidad
#innovación
#metodología
#P50
#prácticas pedagógicas
#TIC
#transformación
#Universidad EAFIT

Hoy en día los procesos de aprendizaje precisan ser más dinámicos, interactivos y experienciales. Sin embargo, a pesar de que algunos docentes son expertos en su disciplina requieren acompañamiento y formación para fortalecer sus competencias en innovación educativa y lograr una transformación real de las prácticas pedagógicas.

Incorporar las TIC en la labor pedagógica abre un sin fin de oportunidades para mejorar los procesos educativos y que los estudiantes desarrollen competencias según las demandas de la sociedad actual. Por consiguiente, es fundamental que los educadores reflexionen acerca de su inclusión en el aula y dediquen tiempo para diseñar prácticas académicas mediadas por tecnologías.

Las TIC se han convertido en un instrumento de transformación educativa que impulsa el logro de las intencionalidades pedagógicas, así que en la actualidad existe la necesidad latente de que los maestros se reinventen y adapten al nuevo rol que deben asumir de cara a formar estudiantes en esta generación.

Ellos, a pesar de haber sido formados con metodologías expositivas, discursivas y muchas veces simplemente enfocadas en el desarrollo de contenidos, requieren resignificar su papel como educandos y repensar el accionar educativo en pro del desarrollo de metodologías educativas innovadoras que motiven y predispongan hacia el conocimiento.

En apoyo a lo anterior, Proyecto 50, el laboratorio para la innovación y aprendizaje de la Línea I+D en Informática Educativa de la Universidad EAFIT proporciona asesorías y acompañamiento uno a uno para que los educadores reorienten su quehacer pedagógico en torno a la implementación de procesos educativos mediados por TIC.

Asistiendo la transformación

Además de ser considerado el laboratorio para la innovación y el aprendizaje de EAFIT, Proyecto 50 –P50- también es reconocido como un observatorio tecnológico desde donde se gestan propuestas de acompañamiento personalizado y mejora constante en escenarios de enseñanza y aprendizaje.

El trabajo que realiza P50 está enfocado en potenciar el desarrollo de competencias claves en educadores para que innoven y transformen sus prácticas académicas. Para lograrlo, se llevan a cabo actividades de capacitación en manejo de herramientas, promoción de espacios para compartir experiencias y asesorías en temas puntuales.

En específico, el proceso de asesoría que proveen es abordado desde el modelo de diseño instruccional ADDIE (análisis, diseño, desarrollo, implementación y evaluación), pero lo central en las sesiones y lo que articula el proceso son las preguntas claves planteadas para identificar las necesidades de los educadores, sus estudiantes y el programa académico.

“Los docentes son expertos en sus disciplinas y en P50 los apoyamos para que sean expertos en metodologías e integración de tecnologías digitales para que transformen sus prácticas pedagógicas”. Reproducir audio

Edison Escobar Acevedo, coordinador de tecnología, comenta que el objetivo de las asesorías es orientar a los maestros, asistirlos a pensar en soluciones y trabajar en sus competencias pedagógicas para que a futuro puedan ser prosumidores: consumidores, pero también productores de contenido de calidad.

Las preguntas base de los diálogos pedagógicos que se dan en una asesoría giran en torno a las siguientes temáticas:

  • ¿Para qué enseño? Objetivos y currículo.
  • ¿Qué enseño? Contenidos disciplinarios.
  • ¿Cómo enseño? Metodologías y didácticas.
  • ¿Con qué enseño? Recursos y materiales.
  • ¿Cómo evalúo? Procesos evaluativos.

Bajo esta mirada, a la hora de asesorar docentes es importante…

  • Ser conscientes de que por el hecho de que el docente carezca de formación pedagógica en cuanto a teorías curriculares y metodologías para realizar planes de estudio, no significa que no tiene una concepción adecuada de los procesos académicos. Ellos, desde el conocimiento de su disciplina, saben también como canalizar ideas y darles vida en pro de generar aprendizajes significativos.
  • Que toda orientación metodológica tenga como foco al estudiante. Las prácticas educativas deben trascender de los contenidos y centrarse en el desarrollo de competencias para la vida.
  • Tener presente que los escenarios de aprendizaje activos, centrados en brindar una experiencia formativa más que exponer un tema y las actividades que implican aprender haciendo, tienen más aceptación por parte de los estudiantes, impactan positivamente la enseñanza y motivan el conocimiento.
  • Romper paradigmas y transformar mentalidades. En contadas ocasiones los educadores se encuentran reacios a los cambios, así que hay que motivarlos y acompañarlos a pensar en una educación diferente.

Sobre el autor

Soy Sharon Delgado, Comunicadora social con énfasis en cibermedios de la Universidad EAFIT, y magíster en Digital Media Practice de la Universidad de Winchester. Creativa, activa, curiosa: una persona que piensa fuera de la caja. Me gusta hacer deporte, leer, ver series y caminar escuchando música; disfruto de las pequeñas cosas.
Tengo habilidades en Arquitectura de la información, diseño web, producción de contenidos digitales, UX, social media.
Mi labor en la línea es producir contenidos digitales.

0 Comentarios

Contesta

Contáctanos

No nos encontramos disponibles, por favor deja tu mensaje y te responderemos lo más rápido posible.

Enviando
 
 
 
 
  ​
 
Universidad EAFIT
​​

Inicia sesión con tu usuario y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account